Historia

El Colegio de Ingenieros Civiles de Honduras (CICH) surge al inicio como una SOCIEDAD HONDUREÑA DE INGENIEROS, que, junto con la SOCIEDAD DE HONDURAS DE ARQUITECTOS, y a iniciativa de la primera, acordaron celebrar el Primer Congreso de Ingenieros y Arquitectos de Honduras. El evento se llevó a cabo en la Ciudad de Comayagua el 19 de agosto de 1951, y dentro de sus resoluciones, fue aprobado, según ponencia presentada por el Ingeniero RUBEN CLARE VEGA, lo siguiente:

1.  Declarar constituido provisionalmente el Colegio de Ingenieros y Arquitectos.

2.  Organizar sociedades locales de ingenieros y arquitectos en los lugares donde haya los indispensables profesionales de este ramo.

3.  Elevar al Poder Ejecutivo una solicitud para que emita los Estudios y Reglamentos necesarios a la creación del Colegio de Ingenieros y Arquitectos de Honduras.

4.  Que la Sociedad Hondureña de Ingenieros se encargue de elaborar los Estatutos y Reglamentos del Colegio Profesional para ser sometidos al conocimiento y la resolución del próximo       Congreso de Ingenieros y Arquitectos de la República.

En el año de 1962, el Honorable Congreso Nacional emitió el Decreto No. 73, mediante el cual creó la “Ley de Colegiación Profesional Obligatoria”; Ley de la que se originan todos los Colegios Profesionales existentes.

Más tarde, y con la destacada participación de los Ingenieros: Francisco Prats Vives y Miguel Ángel Rivera Bermudes (Q.D.D.G.) y el Arquitecto Francisco Maradiaga (Q.D.D.G.), se elaboró la Ley Orgánica del Colegio de Ingenieros Civiles de Honduras, habiéndose obtenido su aprobación por Decreto No. 30 del Jefe de Estado, el 28 de febrero de 1964.

Es así como el 16 de agosto de 1964 se fundó el Colegio de Ingenieros Civiles de Honduras – cuyas siglas son C.I.C.H. – con 192 miembros, recogiendo en su seno todas las disciplinas de la Ingeniería y a los Arquitectos; destacándose como una institución sin ánimo de lucro, encargada de regular y proteger el ejercicio de la Ingeniería en Honduras, con una ley de orden público y por consiguiente de observancia general y obligatoria en Honduras. Su primer presidente fue el Ing. José Dalmiro Caballero.

En el año de 1979, los Ingenieros Mecánicos, Eléctricos, Químicos y los Arquitectos, fundaron sus propios Organismos, lo que provocó que en ese mismo año se llevara a cabo la Penúltima reforma de la Ley Orgánica del CICH, quedando organizados sólo los ingenieros civiles.

En 1987 la Ley Orgánica fue nuevamente reformada con motivo de la creación del Comité Intercolegial de Registro y Clasificación de Empresas (CIRCE).