CICH demanda salvaguardar vida de trabajadores de 52 empresas constructoras y consultoras


El Colegio de Ingenieros Civiles de Honduras (CICH) pidió a las autoridades del gobierno salvaguardar la vida de los empleados de 52 empresas (26 constructoras y 26 consultoras) que ejecutan proyectos en a nivel nacional, muchas de ellas en el departamento de Cortés.


El CICH demanda a las autoridades reconsiderar la posibilidad de postergar el reinicio de los trabajos de las empresas contratistas y supervisoras en algunos proyectos de infraestructura a nivel nacional. En especial en las ciudades que muestran la mayor cantidad de contagio del Covid-19, como San Pedro Sula.


La presidenta del CICH, Claudia Zúniga, analizó que Honduras, según la Secretaría de Salud, la Sinager y el propio presidente de la República, han sido enfáticos en decir que “lo peor está por venir”.


“Sugerimos al gobierno que considere ampliar la validez del acuerdo ejecutivo PCM 021-2020 (aprobado el viernes 20 de marzo), que establece un toque de queda hasta el 29 de marzo.”, dijo Claudia Zúniga, presidenta del Colegio.


Esta petición se hace luego que, desde el viernes 20 de marzo hasta la actualidad, se haya registrado un incremento de 116% en el número de contagiados a nivel nacional, pasando de 24 casos confirmados (viernes 20 de marzo) a 52 casos (miércoles 25 de marzo) siendo la ciudad de San Pedro Sula y el departamento de Cortés, donde se reporta el mayor foco de contagio (24 casos confirmados, es decir el 46% de los casos nacionales) y donde, dicho sea de paso, se desarrollan muchos de los proyectos de infraestructura.


Zúniga ejemplificó como países como China estuvieron en aislamiento obligatorio total para poder controlar la propagación. Hoy, unas 3,000 millones de personas están confinadas en el mundo entero. “Aprendamos de la experiencia de esos países, en los que se incluye la el dolor que sufre Italia, España y Francia, donde el pasado miércoles fallecieron cerca de 1,500 personas a causa del Covid-19”, dijo Zúniga.


La presidenta del CICH aclaró que la intención no es perjudicar a las empresas contratistas y supervisoras, que también son nuestros agremiados, al oponerse al reinicio de los proyectos.


“Nuestro objetivo es evitar riesgos y salvar vidas. Si alguien considera que estamos siendo demasiados extremistas en nuestra posición, preferimos eso a quedarnos callados y no reaccionar. Como institución responsable nos debemos a la sociedad y en momentos de crisis es cuando anteponemos nuestros intereses personales o de grupos en defensa del bienestar de toda la nación. Debemos aceptar que en esta vida no todo es generar riqueza, primero es Dios y nuestras familias”, argumentó.


Zúniga hizo un llamado al gobierno de Honduras para que, a la brevedad posible, salde las deudas que el Estado tiene con algunas empresas y consultores independientes.